AFRODISIACOS Y MAGIA AMOROSA.-

Introducción a los afrodisiacos: magia amorosa

Hoy empezaré con una breve introducción a la “Magia Amorosa”, ya que desde la antigüedad el amor y el matrimonio están dominados por un sin fin de supersticiones, rituales y magias por motivos tanto espirituales como materiales o de costumbres. Hasta hace bien poco las mujeres veían como su única salida y salvación  el matrimonio, yeran preparadas para ello desde que nacían. Es por este motivo que la magía amorosa y los afrodisíacos cobraron una grandísima importancia.

Los enamorados siempre buscan presagios venturosos y guardan antiguas costumbres, y en la misma ceremonia de la boda se conservan todavía muchas tradiciones antiguas, a pesar de que los participantes ignoran su significado.

Los hechizos y sortilegios amorosos han sido tradicionalmente algo vinculado con las mujeres jóvenes, y esa inquietud estaba motivada principalmente por la marginación a la que se les sometían si no llegaban a encontrar marido, cuando éste era el único futuro aceptable para ella.

El miedo a quedarse soltera lo sufrían tanto las ricas como las pobres y en prácticamente todas las culturas, por eso buscaban con asiduidad presagios esperanzadores, llegando a tomar fantásticas y repugnantes pócimas para evitar la soledad.

Los filtros para despertar la sensualidad eran preparados ya por los asirios, los persas, los chinos y también existen recetas en los papiros egipcios. En estos filtros se mezclaban ingredientes repugnantes que ahora con la distancia que nos marca el tiempo, pensamos que seríamos incapaces de tomarnos, por ejemplo existe una receta griega en la que la pócima contiene : “veneno extraído de las serpientes, vísceras y órganos de aves inmundas, el corazón de un autillo y las víscera de un murciélago, arrancadas de la carne viva” , aquí podemos ver una fórmula algo expeluznante y además tener que torturar y matar a varios animalitos.

No obstante te voy a ir diciendo cómo se hacían varios de estos filtros amorosos y las utilidades que se les daba:  “una gota de sangre procedente del dedo meñique de un hombre y puesta dentro del vino de una mujer, la hará enamorarse apasionandamente de él” , en esta fórmula se aprecian orígenes fetichistas como en la de: “ Coja tres pelos del pubis y otros tres de la axila izquierda. Los quemas sobre una pala caliente, pulverízalos, introdúcelos en un trozo de pan y dáselos de comer a tu amante”

Esta magía fetichista, también llamada magía simpática consiste en creer que consciente o incoscientemente, cuando comemos la carne de ciertos animales, vamos a asumir las características que más apreciamos en ellos y que más valoramos. Por ejemplo, un corazón de león nos otorgará valor, la carne de venado impirmirá agilidad a nuestros pies, y si comemos conejo, que es el símbolo tradicional de la fertilidad, tendremos muchos hijos.

El reno era perseguido por varias culturas hasta hace bien poco,  donde hacían un brevaje con alcohol y cuernos de reno pulverizados, que según decían tenía un extraordinario efecto sobre la virilidad.

Las civetas fueron muy aprecidas también en varias culturas, ya que tienen unas glándulas que emiten una aguda fragancia llamada almizcle. Este olor, terrenal y sexual, volvió a ser popular durante la época hippy.

También existen multitud de recetas de filtros afrodisíacos en los que se utilizan los órganos sexuales de los animales, sobre todo los de los toros, caballos y carneros, porque se creía que estimulaban el impulso sexual.

También existen otros en los que se machacaban las alas de mariposa y se mezclaban con miel, se prensaban y se hacían bolitas pequeñas que se echaban en la comida de la persona amada.

Pero también se han practicado con mucha frecuencia hechizos horribles donde se ha martirizado animales para producir efectos adversos a otras personas, y entre estos animales sobresalen las ranas; Por ejemplo, para curar a una muchacha enferma de amor, se clavaba una rana en una caja hasta que se moría y resecaba, entonces se quitaba de su pecho el huesecito que tiene forma de llave y se enganchaba en el abrigo de la persona deseada, mientras se recitaban unas palabras pidiendo que no pudiera descansar hasta que viniera y le digera que la amaba.

La jóven cuyo novio o amante le era infiel, clavaba unos alfileres en una rana viva y la enterraba. Entoncesl el joven sentía un dolor insoportable y tenía que volver con ella, y así era la única forma en que dejaría de sufrir.

Y por último había otro ritual en el que una muchacha tenía que ir a tomar la comunión y mantener el pan en su boca hasta que la misa terminara, y al salir de la iglesia, tenía un sapo esperándola, al que tenía que darle el pan humedecido para que se lo comiera, y la próxima vez que se encontrara con el hombre de sus sueños, éste no podría resistir el hechizo y le pediría matrimonio. Este mismo rito servia también para las que deseaban convertirse en brujas.

La próxima vez que te hable de la Magia Amorosa, te hablaré de algo más agradable que son las plantas: las distintas hierbas y los distintos usos que se les puede dar en el sentido de baños y tisanas, y os explicaré la forma de tener un “Jardin Amoroso”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s